miércoles, 19 de agosto de 2015

La fortaleza digital

Descarga la fortaleza digital en el siguiente link  LA FORTALEZA DIGITAL



 Estaban en las montañas, en su albergue favorito. David le sonreía. —¿Qué dices, bonita? ¿Te quieres casar conmigo? Recostada sobre la cama con dosel, ella levantó la vista, convencida de que era el hombre de su vida. Para siempre. Mientras escudriñaba sus profundos ojos verdes, una campana ensordecedora empezó a tañer en la distancia. Se lo llevaba. Extendió las manos, pero sólo aferraron aire. Fue el timbre del teléfono lo que arrancó por completo a Susan Fletcher de su sueño. Lanzó una exclamación ahogada, se sentó en la cama y buscó a tientas el aparato. —¿Hola? —Susan, soy David. ¿Te he despertado? Ella sonrió y rodó en la cama. —Estaba soñando contigo. Ven a jugar. Él rió