sábado, 24 de enero de 2015

Los juegos del hambre sinsajo

Descarga el libro en el siguiente link  Los juegos del hambre sinsajo

Bajo la mirada hacia mis zapatos, observando mientras una fina capa de cenizas se asienta sobre el gastado cuero. Aquí es donde estaba la cama que compartía con mi hermana, Prim. Allí estaba la mesa de la cocina. Los ladrillos de la chimenea que colapsaron en una carbonizada pila, proveen un punto de referencia para el resto de la casa. ¿De qué otra manera podría orientarme en este mar gris?  
No queda casi nada del Distrito 12. Hace un mes, las bombas del Capitolio arrasaron con las pobres casas de los mineros en la Veta, las tiendas de la ciudad, incluso con el Edificio de Justicia. La única zona que escapó de la incineración fue la Aldea de los Vencedores. No sé exactamente por qué. Quizá para que quien se vea obligado a venir aquí por asuntos del Capitolio, tenga un lugar decente para quedarse. Los raros reporteros. Un comité evaluando la condición de las minas de carbón. Una cuadrilla de agentes de la paz buscando refugiados que hayan vuelto.