sábado, 14 de febrero de 2015

Juan salvador gaviota

Descarga el libro en el siguiente link  Juan salvador gaviota

Amanecía, y el nuevo sol pintaba de oro las ondas de un mar tranquilo.  Chapoteaba un pesquero a un kilometro de la costa cuando, de pronto, rasgó el aire la voz llamando a la Bandada de la Comida y una multitud de mil gaviotas se aglomeró para regatear y luchar por cada pizca de comida.